domingo, 29 de diciembre de 2013

Al concluir este 2013...

Cerca de 48 horas nos separan de un nuevo año –y con la llegada del 2014–, colocamos nuestra esperanza en el cambio, esperando con ansias una sociedad más justa, más educada y más libre.

Sumando y restando, creo que ha sido un “año bueno”, ha sido un año misceláneo que ha mostrado una diversidad de hechos que vale la pena celebrar. Valoro a las personas que conocí, los procesos que he podido cerrar, pero lo que más aprecio es el apoyo incondicional de todos aquellos que han acompañado este caminar: a los de siempre, a los nuevos –y sobre todo– a los que se encuentran en la distancia.

Este año que culmina, también ha sido la consolidación de muchos proyectos pendientes, como así también de aquellos ciclos que se cierran finalmente –y formalmente–. Debo reconocer que nunca proyecte una imagen en el tiempo, pero afirmo que cada cosa tiene su tiempo y hoy puedo decir que simplemente me siento satisfecho y feliz.

Aunque hubo momentos en que pareció que “atornillaba al revés”, recordaré este año como un tobogán de emociones alegrías, tristezas, satisfacciones y cómo no de decepciones; momentos en que fue necesario poder reflexionar, tomar decisiones y finalmente continuar. Creo que pude haber aportado más –en muchos sentidos–, pero me siento conforme, no se pudo más y bueno el tiempo se encargará de darle curso a aquellos espacios que quedaron inconclusos.

Todo lo bueno –y todo lo negativo– que me ha dejado este 2013, lo recibo agradecido, esperando que haya aportado las herramientas necesarias para enfrentar las vicisitudes del 2014, con pasión, sin miedo, "y a ver si espabilamos los que estamos vivos y el año que viene nos reímos juntos..."

No es mi costumbre realizar una lista de propósitos, aunque sería correcto establecerme metas, les dejo esa tarea a los proyectistas. Por mi parte le doy la más cordial bienvenida al nuevo año, esperando que sea un año lleno de salud, prosperidad, sueños y metas cumplidas, sobre todo de felicidad, que aprendamos a perdonar y también a amar y por supuesto que tus 12 deseos se hagan realidad…

¡Muchas Gracias!

(Los abrazos de nuevo año los dejamos para el 1° de enero de 2014)

Principito | Soñando letras, escribiendo sueños
Publicar un comentario