domingo, 7 de mayo de 2006

Mi Mundo

Despertó cansado, como todos los días...
Se sentía como si un tren le hubiese pasado por encima.
Abrió un ojo y no vio nada... Abrió el otro y vio las vías...

A veces no nos damos cuenta cuando hemos sido arroyados, pero cuando nos damos cuenta de ello, nos damos cuenta de lo bello que es la vida, si no tuviera los momentos para sufrir, para llorar... quizás y hasta tal vez sería aburridísima.

Gracias a todos y que tengan una semana producente... ya visitaré cada uno de sus castillos, para que tomemos el té...

Principito
Desde Mi principado para el Mundo
Publicar un comentario