miércoles, 10 de enero de 2007

Escúchame


Cuando sirvo no importa que me ensucie, por que de alguna manera me hace feliz estar siempre a su servicio, reconozco que tengo sueños complicados, pero siempre estoy para dar una mano, antes de que el día se agote, antes que llegue el amanecer.

Me hacen gracia las palabras, compartir con amigos y jugar con mi ombligo. Pero cada tarde se lleva una parte de mi, cada puesta de sol arranca los versos que perdí y la lluvia cae mojando mis hombros, tapándome de esperanzas sin cumplir.

No conozco de adversarios, ni de odios, ni rencores. No me gusta soñar en fila india, ni entre maquinas ni en pozos. Me encantan las historias de estrellas, escuchar que salen flores de las grietas, me encanta vivir cada momento pintando de colores los sueños, hoy no quiero llegar tarde.

Siempre hay algo que me empuja, Todo camina hacia la nada y nada hacia el mar.

sIMpLEmENTe pRnCiPitO
Publicar un comentario