domingo, 19 de abril de 2009

Corazones que vuelven


Sonriendo desde lejos, se puede escuchar aquel corazón que vuelve, con sus pasos lentos, como si arrastrara sus píes por una una pálida vereda, solitario como la luna de noche, rendido y débil, cansado de tanto caer, cobijándose en las huellas perdidas de sus múltiples tormentas.

Las ideas revolotean sus pensamientos, como una madeja enredada que no tiene final. Un corazón que pide un descanso que no puede alcanzar y cede a la eterna voluntad de su destino.

Enfrentándose al miedo del regreso, pidiéndole a gritos que se levante, en medio de una locura que palpita y va quemando como el fuego, rescatándose, perdonándose y dejándose consumir.



Este es un ciclo de llamado Corazones en la Ciudad, para revisar los post anteriores haz clic en cualquiera de los títulos:
Principito
Desde mi Principado para el Mundo
Publicar un comentario