sábado, 12 de enero de 2013

De viernes y fantasmas

Hay viernes especiales y viernes comunes, algunos se conservan en la retina, otros simplemente se olvidan y existen algunos viernes que sobresaltan la diaria rutina.

Cuando los ciclos parecen cerrarse y abrirse a nuevas oportunidades, no siempre, esas etapas están cargadas de novedad. A veces, es sólo la reminiscencia de épocas pasadas que se instalan y dialogan con el presente, como si el tiempo jamás se hubiese ido.

Cuando pasan estas situaciones, pienso en que tal vez hemos crecido, mirar las dinámicas que ocurren a nuestro alrededor, implica darnos cuenta que las cosas no son [o fueron] tan inocentes como solían ser o pensar. Tal vez, hemos aprendido a diferenciar entre lo que es bueno, para nosotros, y la forma en que se establecen límites para que ese pasado sea tan sólo un recuerdo que pasa fugazmente.

Pensaba también en que si dejamos de pensar y sentir, dejaríamos de ser nosotros. Sin duda, nuestro mundo acabaría y las cosas que algún día tuvieron sentido... Ya no lo tendrán más...

Principito
Soñando letras, escribiendo sueños
Publicar un comentario