domingo, 14 de julio de 2013

Experiencia(s)

Los recordatorios siguen acumulándose en mi escritorio desordenado, correos sin responder en un computador prendido hace días, una violín que llora solitario, una radio mal sintonizada, un sol que no abriga y frente a mi un block de notas en blanco. He estado aquí un montón de veces, no sé exactamente que estoy haciendo mal.

Siento que tengo ideas claras, matizadas por una mente dispersa que se niega a aterrizar. A veces puedo recuperar recuerdos que ni siquiera yo sabía que existían, otras veces simplemente olvido y considero que en cierta medida es bueno.

Intento entender a las personas, ponerme en su lugar, comprender sus acciones... ¡Juro que lo intento! Pero es algo que me supera, son mundos alternos, recovecos perdidos, sombras y traiciones de sus propios actos.

Iniciando una nueva etapa, esos momentos que no rompen definitivamente con los ciclos anteriores; si no que más bien, marcan hitos de una continuación. Una historia personal que a nadie le importa, pero que será registro de lo que es una humanidad marginada, alienada, sola y perdida en sus esperanzas.

Principito | Soñando letras, escribiendo sueños
Publicar un comentario