sábado, 30 de enero de 2016

Rebeldía de Medianoche

2013 © 
Me levanto vacío y triste, en la medianoche que fue nuestra y que no sé si volverá a ser. Te pienso y extraño de una forma que no me lo explico y desearía que estuvieras aquí, en cada día de mi vida y seas mi existencia. Me siento en una cuerda floja donde todo parece que tiembla y siento miedo, a punto de caer en el vacío, entre lo que construido y la nada (evidente) que ofrece tu in-existencia.

Sé que todas las elecciones son peligrosas y nos conducen a caminos pedregosos del que no tenemos el control y se convierten en incertidumbres que nublan todo. A veces tropezamos y aunque renegamos de muchas cosas, volvemos a pensar en el azar del destino, como una forma de explicar nuestra "mala" suertey un destino que parece inminente. Pensamos en las pequeñas cosas que nos quedan y son la suma de momentos que terminamos cargando en nuestras pequeñas mochilas. Creemos que nuestros actos son correctos y continuamos por una senda llena de traspiés, como la mejor decisión tomada, aferrándonos a la creencia que es la mejor opción para continuar, siempre adelante.

Debo reconocer que toda mi vida ha sido una suma de errores, de los cuales he aprendido poco y continúo realizando los mismos actos fallidos, muchos de ellos inexcusables, otros simplemente innombrables. Aunque existen algunos fallas, consecuencia de “aprender a vivir”, forman parte de la historia de una vida que existe como registro de lo inmanente del ser y su levedad. Constantemente me pregunto: Acaso, ¿puedo hacer una lectura de la realidad? Y la respuesta es vacía, sigue siendo una pregunta retórica a los sucesos que forman parte de todo. Prefería vivir en una realidad paralela (otra más), en la cual pueda escapar y refugiarme para darle sentido a tantos insomnios.

Todo vuelve a ser extraño y, en esta noche, siento nuevamente el vacío de todo. El mundo se vuelve inmenso y las horas se convierten en segundos que demoran en pasar. Reconozco que esta ha sido la declaración más consciente, después de mucho tiempo de ausencias, y no me hace sentir una mejor persona, ni un adulto maduro (como me hicieron creer) ni tampoco un ente responsable de mi mismo. Vuelvo a ser un niño que mira su futuro con esperanza, de un futuro mejor y un mundo más justo. No es fácil sentarse a pensar en las oportunidades que estamos perdiendo o los sueños que hemos incumplido; sin embargo, aunque todo está dicho, es cierto que lo mejor está por venir, prefiero creer eso.

Finalmente ¿Qué seriamos sin un mundo llenos de problemas? Y la respuesta es evidente… Seriamos máquinas que ejecutan un modelo deshumanizante. En mi defensa, me declaro en rebeldía, subversivo contra un sistema que coarta y regula, manipula y utiliza, que inhibe y no nos deja pensar. Podrán delimitarlo como una entelequia, pero al final de cuentas es lo que buscamos tácitamente: vivir en libertad y en paz.

Publicar un comentario