lunes, 13 de marzo de 2006

Corazón en Oferta

princiipito.blogspot.com“Todos ponen el corazón en oferta, sea nuevo o de segunda mano, porque a la felicidad inmediata no se renuncia...” (Juan Marín, Octubre del 2005) Y yo continúo diciendo, que una vez despojado de sus vendas y sanado de sus heridas comienza una búsqueda incansable por el mundo.

Como un vendedor puerta a puerta va entregando panfletos, llenos de buenas intenciones y esperanzas. Piensa que sin cariño no será nada, y de tanto recorrer la ciudad se conforma con lo primera oferta.

Otros son más sofisticados y ponen su corazón en un escaparate. En aquel mostrador, hay algunos que llegan a rebajarse de tal manera que pareciera no valer nada y lo puede comprar cualquiera que pase por allí.

Pero hay otros, que aunque estén en oferta, son tan codiciados que su valor termina por volverlos carísimos, a tal punto que nadie los quiere adquirir, estos corazones esperan a que aparezca algún soñador, algún poeta o algún idealista que se los lleve a casa y sepa cuidar tan bien de ellos, que su vida sea llena de dicha y amor.

Los que andan de “shopping” buscan al corazón que más llene sus expectativas, aquel que pueda soportar y sobre todo que sea lo más parecido posible, nadie se arriesgaría a comprar un pantalón o una camisa, sin antes habérsela probado... Aunque por esas casualidades de la vida, hay casos en que se adquieren, sin previa prueba y le calza perfecto.

Como sea, un corazón es un corazón y por más que se intente darle valor, será imposible. Cada uno vale por lo que es y su coste no tendrá precio.

Desde mi Principado para el Mundo
(Imagen es propiedad de Danny Tubbs, United States; www.BadCad.com)

Publicar un comentario