lunes, 25 de septiembre de 2006

Sueños

Sentado entre las cuatro paredes de mi alma, veo a través de la ventana del corazón cuan hermosa es la vida, aunque obviamente no nos juegue bien; he de pensar que es un bello tiempo de prueba, en especial cuando todo se derrumba como un castillo de melancólicos naipes.

Reconozco que no es mi culpa, por que al final yo no soy nada, porque yo no puedo…

Acércate cuando me veas débil, cuando algo me arriesgue a perder la fe, cuando creas que me he derretido bajo las luces de la nostalgia… Ayúdame a preparar mi corazón, con tus silencios, con tus alegrías guardadas, con tu soplido sobre mi razón.

Hace tiempo comprendí tu búsqueda, pero por más que lo contemplo me digo que tal vez estés equivocado, pues no he querido saber más de ello y aun así vienes tu a decirme “Déjate caer, que si apagas el fuego verás que no hay Luz…”

Es inevitable sentir miedo, dejarme levantar, sé que en otro momento tendré que hacerlo yo, a veces me pesa mi pasado y tanto he besado el suelo, pido no volver a caer…

Creo en ti, para vivir en el recuerdo, en los sueños, en los ahogos de cada partida, en esas negras sombras que cubren los ojos y que me dejan abandonado a la soledad.

Principito
Desde mi Principado para el Mundo

(La imagen es propiedad de Michelle Botetano, Chile; http://sxc.hu)
Publicar un comentario