jueves, 26 de abril de 2007

El Niño Interior

Venimos al mundo limpios, pero es el transitar por la vida quien nos contamina, mientras más grandes seamos, más dificil es volver al camino de la pureza. Hay que dejarlo salir, conocerlo, ser felices, alegres, espontáneos, curiosos, sinceros, habladores, creativos, sin tiempo, ni problemas...

Vivimos sumergidos en un mar de problemas, recuerdos, deseos materiales y afectivos, soñados pero no vividos, con miedo al tiempo que vemos como transcurre y no logramos cumplir esos deseos terrenales, sin darnos cuenta que lo terrenal es transitorio, mientras que lo espiritual es eterno. Esto significa que si somos inteligentes debemos darle prioridad a nuestro crecimiento interior y pasar de lo mundano a lo divino.

Los niños se molestan cuando no los dejamos hacer las cosas al instante, no entienden frases como "Más Tarde, Luego, Mañana" ellos todo lo quieren "Ya". Si nosotros fuésemos niños viviríamos el presente, el ahora y no nos angustiaríamos por un mañana que ni siquiera sabremos sí existirá para nosotros.

El Supremo nos envía hijos no para regañarlos, pegarles, verlos crecer y casarse. También los tenemos para tener con quien jugar, amar y evolucionar junto con ellos.

Siendo niños volveremos a querer a nuestros padres con ese inmenso amor que les teníamos en nuestra infancia, así será más fácil perdonarlos por todo aquello que nos hirió y que posiblemente no recordemos...

pRIncIPITO
"ToDo cAmBIA"
Publicar un comentario