martes, 8 de mayo de 2007

Mi Tiempo y Tu Tiempo

Uno de estos días sera AYER, con sus engaños e inquietudes, con sus errores y penalidades. El AYER pasó para siempre, lejos de nuestro control; todo el dinero del mundo no volverá a traernos el AYER. No se podrá anular lo que hicimos, ni volver atrás cualquier palabra que dijimos. El AYER pasó, se fue para siempre.

Tampoco debe preocuparnos el MAÑANA, con sus posibles adversidades, con sus cargas, sus muchas promesas y sus escasos cumplimientos. El MAÑANA, no ha nacido aún y puede que nunca lo haga.

Por lo tanto sólo nos queda el HOY. Cualquier hombre puede librar únicamente las batallas de un día. Nunca cargaremos una cruz más grande que aquella que podamos llevar.

Sólo cuando unimos las preocupaciones de esas dos eternidades, entre el AYER y el MAÑANA, es cuando sufrimos un descalabro. No es la experiencia de HOY, con todo lo que pueda deparar, lo que conduce al hombre a la locura; es el que pasó AYER y el miedo a lo que MAÑANA pueda traer. ¡Vivamos por tanto sólo DÍA a DÍA.!

pRInCiPItO
"tOdO cAmBIa"
Publicar un comentario