sábado, 22 de diciembre de 2007

Promesas

Cuando las promesas no se cumplen el alma sufre, se hiere en lo más profundo que tiene, se siente tocada y herida por las palabras que estuvieron allí, pero que el viento de la tarde se ha se llevado, como ingenua víctima de los placeres.

Cuando las promesas no se cumplen el corazón hace duelo, se vuleve gris y guarda el más profundo de los silencio, pareciera que ya no existe, aunque trate de gritar, aunque busque desesperadamente, se da cuenta que simplemente no está.

Cuando las promesas no se cumplen se olvida lo importante de los compromisos, lo importante de haber domestucado e incluso de hacer criado, se pierde toda esperanza, confundiendose entre las miserias, ocultando el valor de lo simple.

Cuando las promesas no se cumplen... Se muere poco a poco el amor

Principito
Desde mi Principado para el Mundo
Publicar un comentario