viernes, 18 de enero de 2008

El valor de un "Alma"

Alguien, siquiera se atreve a preguntarse, ¿Cuánto vale un alma?... Hay almas caídas, almas roídas, almas abandonadas, almas desalmadas, sí almas desalmadas, hay almas grandes, almas pequeñas, almas oscuras, almas frías, en fín siempre hay almas para todos.

Si un alma hace grande el espiritu y el espiritu al igual que el alma va rondando por la vida, danzando entre siniestros cantos de agonía, se atrevería a preguntarse ¿cuánto vale ese pedazo de nada?...

Si el alma es el verdaderos sentir y las culpas del ser humano, ¿Alguien si quiera se atrevería a buscar su alma?... Alguien se atrevería a sentenciar que nada tiene sentido, alguien se atrevería a decir que la existencia ha sido en vano, que nunca ha encontrado un verdadero sentido que no es capaz de sonreir, ¿Que el alma vale un peso?

Alguien... tan solo un ser humano ¿se atrevería a decir que ha visto un alma?... Pues verdaderamente nuestro ojos no ven lo maravilloso que se esconde tras miles de retazos que se van dejando en el camino, los ojos no alcanzan a ver la hermosura de las estrellas en el medio día de la vida...

Un alma no puede valorarse, no tiene valor, pues el alma escapa a las mediciones, no es capaz de entrar en injustos premios de quien tiene el alma más grande, el alma solo existe, como cada ser humano que ronda los camino del amor y de la existencia brutal que recorremos cada día.

Principito
Desde mi principado para el Mundo
Publicar un comentario