jueves, 14 de febrero de 2008

Sencillez

A veces nos sentamos en la vereda de la vida, volvemos a mirar aquellas sendas recorridas, esas mismas que aún nos hacen sonreír y recordarnos que en cada sentir, existe la bella oportunidad de abrir lo que siente el alma.

En esa existencia, de las palabras y vivencias, nos encontramos con un sol que renace y nos ilumina nuevos senderos y en esos días nuevos, volvemos a encontrar un sentido para mirar hacia el horizonte con las manos abiertas.

Cuando se nos conceden las ganas de ser nosotros mismos, valorar lo sencillo de cada relámpago de luz, se vuelve a encontrar un sentido con el cual mirar el horizonte. Así somos, asi nos proyectamos, son las cosas sencillas del corazón.
Principito
Desde mi Principado para el Mundo
Publicar un comentario