lunes, 19 de mayo de 2008

Esperanza nuestra, ¿Dónde te escondiste?

En el martirio del silencio, aquel frío y miserable silencio, se ha quedado la historia de una vida... la historia de un Reino, esas manos llenas de estrellas para dar, para amar y perdonar... Para gozar intensamente el alegre canto de la vida.

En este mundo llano y sin sentido, donde un loco se abalanza contra la niebla, pero termina perdiendo su camino. Somos las piezas de un viejo tablero de ajedrez que cruelmente juega con la vida.

Aunque breve y sincero, el Reino de Principito guardará silencio, acallará sus sonidos y esperará que algún día todo vuelva a ser normal, el pequeño príncipe ha emprendido un viaje sin rumbos y tal vez un día decida volver....

Principito
Desde mi Principado para el Mundo
Publicar un comentario