martes, 20 de mayo de 2008

La Persistencia de la Memoria

No ha parado de llover, pero me siento feliz, tal como miro atardeceres, me encanta sentarme a ver la lluvia, es como un dulce llanto que va limpiando los áridos caminos de la vida; mañana cuando me levante y piense lo que hice ayer, entenderé que son cinco minutos en los que no habrá palabras.

He vuelto a casa, vuelvo porque hay un vacío muy grande, una expresión que ha quedado sin alas, esperando una aurora lleda de amaneceres... Soñando, viviendo, queriendo, cumpliendo, sufriendo, esperando.

El título de esta entrada obedece a un obstinado deseo de volver a lo que soy, a la entrada de esas puertas, esos mismos atrios que vieron pasar a tantas miradas, tantos sueños, tantos escritos... tantas y tantos.
"Siempre habrá vasos vacíos, con agua de la ciudad... Es Agua de río mezclada con Mar" (Vasos Vacíos - Los fabulosos Cadillacs)

Principito
Desde mi Principado para el Mundo
Publicar un comentario