jueves, 7 de enero de 2010

Cosas del Mundo

Y a pesar de la rapidez temporal y emocional que intranquiliza, transcurriendo sobre cada momento, siempre se termina llegando al mismo lugar; para volver... Para pensar... Para comprender que tal vez nunca hubo una partida. El cielo parece inmenso, mirado desde nuestros pequeños planetas, como una sonrisa pérdida entre la multitud y se difumina entre las verdes estrellas que van quedando atrás... Medio poético... Medio patético.

Se va otro en seguida, aparece la tarde, comienza el medio día, desaparece la noche, en medio de la mañana... y las palabras intentan retomar su valor, pero transcurridas las horas no entienden que fue realmente lo que pasó... ¿dónde están?... Por qué no pueden llegar a juntarse, en medio de su caos, no saben si siguen con vida o las luces del alba las absorvieron en la blanquedad de la nada.

Los rostros se iluminan con el primer hervor, mientras que las miserias se cuelan entre las calles de la vida... éstas son las cosas del mundo, invitaciones a no arrepentirse... al menos por ahora...

Principito
Desde mi principado para el Mundo
(La fotografía es propiedad de styf22 © 2010. Derechos Reservados por su autor)
Publicar un comentario