viernes, 5 de febrero de 2010

Ideas Vagas


Debo reconocer que en estos 42 días transcurridos, la constancia no ha sido una de mis fortalezas, y muy por el contrario me he dejado llevar por parsiomoniosa monotonía del tiempo, dejando de lado aquellas cosas esenciales como el reencuentro conmigo, a través de este espacio mio, mi reino escondido.

Una de las experiencias más fascinantes es poder entrar en el propio ser, en el planeta del cual hacemos recurrentes nuestros sueños, esas nostalgias que aparecen de vez en cuando y por pobres que parezcan, siempre tienen algo para regalarnos; y nuestra caja de sentimientos parece pequeña para tantas emociones, porque de alguna extraña manera transformamos lo oscuro en una estela de luz.

Mirarse desde dentro, instrospectivamente, es entender que finalmente todos somos diferentes, pero a la vez tan iguales que nos convierte en seres conocidos; ni tan raros, ni tan distantes, pero siempre obstinados en marchar lejos e incapaces de comprender que el alma tiene una ventana a través de nuestros ojos.

Y en cada mente retorcida, cada día que pasa, cada palabra que queda, nos enseña una grandiosa manera de celebrar la vida.

Principito
Desde mi principado para el Mundo
("Cupcake" es propiedad de iraine © 2010. Derechos Reservados por su autor)
Publicar un comentario