martes, 30 de marzo de 2010

Reflexión de Martes Santo

La palabra “traición” es muy dura. Apenas la usamos en nuestro vocabulario. Hemos buscado eufemismos como debilidad, error, distancia, etc. Pero ninguna de estas palabras tiene la fuerza del término original. Hablar de traición supone hacer referencia a una relación de amor y fidelidad frustrada. Sólo se traiciona lo que se ama. ¿Estaremos nosotros traicionando a Jesús a quien queremos amar? (Reflexión tomada a partir del Evangelio Jn Cap. 13, Vers. 21-23 / 36-38)

Principito
Desde mi principado para el Mundo
Publicar un comentario