domingo, 28 de abril de 2013

A cada día su Afán

La edad nunca ha sido, o fue, un tema relevante en mi vida, jamás me he proyectado respecto a: "me veo de tal o cual manera a los tantos años..." como mucha gente lo hace y, es respetable. Creo de forma ferviente que el ser humano es un constructor, de su tiempo, espacio, de su vida y que en cada retazo de expieriencia van quedando estampados los momentos más signficativos de su existencia.

El tema es que este año no existieron los 28 años, fue un salto raro, un año que se perdió an algún momento de vida. Siguiendo la lógica cuando cumples un año, es que haz comenzado a vivir el año siguiente, de manera que se celebra año vivido. De algun modo, tenía 27 pero cuando hice este analisis comenzé a vivir los 29 y me ví tan cerca de cumpir 30 que me dió miedo. El miedo no proviene de haber cumplido años, sino de la alteración del tiempo, de la inconciencia en que se nos ha sometido y que docilmente aceptamos.

Sigo en futuro sin proyectar, del mismo modo que los objetivos seguirán sin proyectarse más llá del corto plazo. Sin embargo, no es algo que me quite el sueño, sé que de alguna forma vivimos atrapados entre la experiencia del pasado y las expectativas de futuro. Aún quedan muchas formas de avanzar... "a cada día su afán".


Principito | Soñando letras, escribiendo sueños
Publicar un comentario