sábado, 31 de mayo de 2014

A veces sueño

Mientras algunos duermen, a veces sueño. Sueño con un mundo más humano donde no exista la injusticia, sueño con la oportunidad de crecer cada día y hacerlo mejor posible, o tal vez no. Sueño con personas que nunca conocí pero que siguen allí, sueño con poder perderme para encontrarme, sueño con horas sin minutos… A veces sueño, sueño demasiado.

Tenía miedo de encontrarme sentado aquí, escribiendo en la noche, cuando el frío se deja sentir fuerte y el recuerdo de un abril sutil y ligero sigue presente. He comprendido que, inconscientemente, intento llenar un vacío que no sabría explicar en palabras; en realidad, no podría saber si realmente existe.

En complicidad con el silencio se configura una ausencia, como si realmente faltara algo. Una búsqueda incansable y llena de recovecos que no tienen un sentido definido, se vuelve abstracto y subjetivo, tan raro como un punto medio entre la nada y el todo.

Y esa imagen difusa que intento retener se arranca, se tropieza y finalmente se pierde. Tal vez estoy perdido y busco un camino, quizás es sólo una sensación sin fundamentos y pasajera. Sueño con perderme y acaso no estoy lejos de lo que soñé.

Principito | Soñando letras, escribiendo sueños

*Imagen: Carolina Jaramillo - Amapola, el paraiso pérdido, 2006.
Publicar un comentario