viernes, 1 de enero de 2016

Bienvenido 2016



Este es el cierre de un ciclo cargado de luchas cotidianas, personales y sociales; aunque mañana sigamos creyendo que somos los mismos. No es fácil cambiar el mundo, pero hacemos el intento y en esa batalla, fallamos muchas veces. Nuestra suerte, nuestros prejuicios y esperanzas nublan nuestros actos y, a veces, parece que estamos luchando contra la nada misma.
El nuevo año es una oportunidad y una invitación para crecer, dar lo mejor de cada uno, construir una sociedad más justa -que no sea una entelequia- y seguir creyendo en nuestros proyectos. Por ello, se nos plantea un gran desafío: buscar el equilibrio entre justicia social, equidad, participación y paz; al final, lo importante de ser ciudadanos en un mundo frío y oscuro es luchar por lo que creemos.
No quiero brindar por nada especial, más que ver sus proyectos cumplidos: ser un poco mejor de la mediocridad que nos rodea, más conscientes de la vanidad de vernos infinitos y menos vacíos. Tampoco deseo nada para mí, sino que podamos ser más y estar mejor, conscientes de nuestra misión: Una sociedad más plena.
Renuevo mi compromiso de seguir siendo parte de una obstinación, cargada de debates, sueños y largas noches de reflexión para que no sigamos creyendo que exista una “dominación”, sin hacernos cargo de nuestra responsabilidad como personas.
A todos, mi “gran familia", los que forman parte de este proyecto que resiste y sale al encuentro de nuevos sueños, vaya mi loco abrazo perenne (y sincero) en este 2016. Renuevo mi compromiso y espero que sigan acompañando mi camino y juntos construyamos un mejor futuro.

¡Celebremos juntos la llegada de este año!

¡Feliz 2016!
Publicar un comentario