sábado, 7 de enero de 2006

El trabajo NO dignifica al hombre

principito.blogspot.comDesde que tengo uso de razón, he oído la famosa expresión de que "El trabajo dignifica al hombre" y sin darnos cuenta se ha convertido en una afirmación de los tiempos actuales. La intromisión de esta frase en nuestras vidas se la debemos a otro de los grandes pilares de la sociedad: La Religión, a través del protestantismo y las nuevas ideas del capitalismo, tal como lo expreso Ernst Troeltsch en 1906, cuando presento su libro “El protestantismo y el Mundo Moderno.

De la misma forma, simples mortales tratamos de llevar una vida virtuosa, alejada del ocio y los malos pensamientos, pero ¡que va! ¿Cuántos desearíamos quedarnos en casa viendo televisión, durmiendo o realizando alguna otra actividad?. Sin embargo, a pesar de que el trabajo tiene una serie de virtudes desconocidas, trae consigo un gran problema:
“y es que el trabajo no crece en los árboles y para aquellos que queremos pertenecer al selecto grupo de los que trabajan nos es absolutamente necesario conseguir un trabajo, lo cual para algunos resulta una tarea fácil, mientras que para otros una tarea un poco mas difícil, y para otro tanto, una tarea casi imposible”. (Diana Arteaga Echeverri en "¿El trabajo dignifica"; Noviembre del 2003)
Y así entramos en un tema delicado, miles de personas en nuestro país, en realidad la mayoría de la población de Chile...
“...subsiste con sueldos de hambre, en jornadas extenuantes y en condiciones de trabajo miserables. A pesar de las cifras macroeconómicas de los diarios oficiales, a pesar de los discursos de los políticos patronales de la concertación y la derecha”.(Cristian Díaz en "Corrupción en Chile y la crisis del régimen de la Concertación-derecha"; Mayo del 2003)
Dicho lo anterior, ¿De que dignidad hablamos?... de ¿Aquella que enriquece a unos pocos y deja sin pan a otros? o ¿Aquella que mantiene aletargada a la población?... En lo personal no creo que sea la respuesta que todos tengamos el mismo sueldo, pero de un modo u otro ir engrandeciendo nuestras profesiones y ocupaciones.

Como futuro profesor y todos ustedes, que ahora leen y desde sus posibilidades han de ennoblecer nuestro país, fortaleciendo nuestro compromiso con nuestra identidad y nuestra gente.
Publicar un comentario