martes, 28 de febrero de 2006

Cuaresma en la Vida

princiipito.blogspot.comYo no sé nada acerca de tus silencios, no sé tus secretos, trato de adivinar en tu mirada, pero aun así, no conozco tu melancolía, ni tu filosofía, ni mucho menos tu poesía...

Pero te digo que siempre hay que saber donde detenerse para poder continuar, especialmente en el desierto de nuestra vida, en la soledad de nuestra noche y en lo secreto de nuestra alma. Durante 40 días Cristo vivió en el desierto, allí tuvo experiencias que le hicieron más fuerte y le permitieron afrontar su pasión y muerte; independiente del concepto que tengamos de él, está presente en nuestra historia, en nuestra vida y en nuestra cabecita.

Por esto días, con el Miércoles de Ceniza, la iglesia inicia el tiempo de Cuaresma, recordando las vivencias de Cristo en el desierto, durante este periodo se nos recuerda que hemos venido del polvo y que en polvo hemos de convertirnos; nos recuerda valores como la solidaridad y el sacrificio, a creer en que el amor y la humillación son un signo de grandeza.

En nuestra corazón experimentamos vacíos, en nuestra vida abismos y en nuestro espíritu desfallecimientos, esas son las cuaresmas que vive cada uno, son pequeños duelos que nos hacen más fuertes y permiten que hoy estemos de píe.

Al final, ¿de que nos sirve ganar el mundo entero? ...la verdad que de nada nos sirve, si perdemos la alegría, la libertad, nuestra paz y lo más importante nuestra esencia.

Para quienes somos católicos el llamado a vivir este tiempo en el amor y en el sacrificio, para los que no a reflexionar en los vacíos de nuestra vida y de ello engrandecer nuestro mundo.


Desde mi Principado para el Mundo
(La foto es de Martin Simonis, http://www.party-mania.nl)

Publicar un comentario