martes, 20 de junio de 2006

Le Petit Prince

En la conciencia de la vida y en el martirio de los sentimientos, se ha sembrado la semilla de un mundo de colores, lleno de amaneceres y de bellos pensamientos; es que el principito ha nacido como nace una flor en primavera, como los árboles se llenan de frutos y como los ríos corren hacia el Mar.

En un Mundo llano, donde lo que tenemos es lo que importa, brota la esperanza de creer en la escencia del ser humano, somos simples piezas en un juego de ajedrés, que maneja el cruel destino y que gracias a nuestros sueños y nuestros objetivos podemos cambiar.

El reino de Principito guardará silencio por los caídos, por aquellos sin sueños, los incapaces de amar, quienes no logran encontrarle un sentido a este existir retorcido, pero sobre todo bello. El pequeño príncipe ha decidido dormir entre la hierba, esperando que al desperar las estrellas guíen su camino.

Con inmenso cariño y esperando el retorno...

El Pequeño Principe
Que hizo realidad sus sueños y caminó junto a ustedes... Para el resto del Mundo
Publicar un comentario