sábado, 26 de agosto de 2006

Viajes

princiipito.blogspot.comEn la literatura es uno de los temas más recurrentes, en la vida uno de los momentos más trascendentales y es que no hay persona en el mundo que lo haga sin un motivo y no hay viaje que no quede registrado en la memoria.

Ahora bien, cuando sabes que ese viaje conduce al vacío al no saber de donde somos ni adonde vamos, que nos despoja de nuestro ser y nos obliga a freír nuestros sesos para conseguir la estabilidad, me pregunto…

¿Qué tanto puede soportar el alma antes de desplomarse y caer sin aliento?

Dicen que las esperanzas y los sueños la alimentan, pero si estos se perdieron, ya no están, se esfumaron y lo que es peor le ha perdido todo el sentido a su estancia temporal… Creo entonces y podría asegurarlo, que no tiene sentido el irse lejos. Lo hacemos porque no hay otra salida, porque a pesar de todo allí está, lo que lo que no queremos…

Tal vez sea esa sensación de vacío la que nos tiene deparada una gran enseñanza, nos tiene un nuevo motivo para aprender o para terminar la existencia temporal y espacial en algún lugar… a veces dolorosamente como la mordida de una serpiente o gloriosamente como llegar al planeta reencontrarse con su rosa y no salir de allí, pues ha encontrado lo que añoraba… ¡Su vida!

Principito
Desde mi Principado para el Mundo
Publicar un comentario