jueves, 29 de enero de 2009

El Loco de las Estrellas

Un día de esos, un extraño loco tomó una gran red, dirigió lentamente sus pasos a la orilla más cercana, se acomodó en la arena, y luego de mirar el bello paisaje, espero y espero, pero esta vez su pesca no había sido fructifera.

Volvió al día siguiente, hizo el mismo rito y así los días sucesivos... Sin que nada cayera en su red. Con una persistencia increible y luego de mucho, mucho tiempo, tomó su blog de notas, miró al horizonte y guardo una refulgente estrella. Se sintió alegre, comprendió que cada una de sus estrellas había sido el despojo de una vanidad, de un dolor, de una espina que le clavaba en su Corazón.

Así coleccionó cientos de estrellas, miles, tal vez millones; cada una guardaba sus secretos, pero aprendió a no ser egoísta, no podía guardarlas para él. Esa misma tarde tomo un lienzo tan grande como el mar, lo pintó del azul más profundo y esparció en el todas sus estrellas.

Y de esta forma nació el cielo más estrellado, noches interminables en que podía compartir su alegría con miles de alegrías más, porque de todas partes se encendía una nueva estrella cada vez.

Principito
Desde mi Prinipado para el Mundo
Publicar un comentario