lunes, 13 de septiembre de 2010

La vida es aprender

Aprender es un proceso complejo el que no explicaré, -porque es complejo- sin embargo concordaremos en que somos entes dotados de una capacidad innata de instruirse; pasamos gran parte de nuestra vida estudiando y tratando de comprender el Mundo. Cada día es un nuevo proceso en el cual se descubren personas, sentimientos, donde adquirimos conocimientos académicos, donde llenamos nuestra mente de recuerdos e historias gratas y de las no tan gratas, todo ello forma parte de nuestro "bagaje personal".

A cada momento nos enfrentamos con un Mundo que se contorsiona, provocando las calamidades más extrañas que convulsionan nuestra nada y revolucionan nuestro ser. En aquel panorama de luces intermedias, intentamos encontrar una luz que guíe nuestros pasos y a través de la cual podamos llegar a establecer un punto exacto donde se mezcle lo dulce con lo amargo, encontrándole -o pretendiendo encontrar- un sentido a tanto egoísmo existente.

Los viajes internos nos llevan hacia los extremos de nuestras emociones y allí experimentemos el "enfrascamiento" que llamamos realidad. Un individualismo que se ha vuelto desmedido, obligándonos a cerrar los ojos mientras otros mutilan nuestras alas. Se inicia un batalla por encontrar respuestas y de algún modo cuestionamos la existencia de lo que llamamos "sociedad".

A mi modo de ver la vida -muy personal y particular- nos topamos con un día a día que no nos ofrece ninguna perspectiva de cambio. El encuentro se ve cada vez más distante y en la medida que la "voluntad individual" se base en una privación de la capacidad de elegir, no hacemos más que demostrar que somos preos de nuestras propias construcciones.

Vivimos una crisis o tal vez no, vivimos el final de los tiempos o quizás no, -pero sea lo que sea- el mundo gira tan deprisa que es imposible poder agarrarse de él. Llega en momento en que es preferible soltarse y salir proyectado hacia un espacio sideral, en donde la suave lluvia de primavera nos obliga a mirar el ocaso, permitiéndonos volver a valorar lo simple y disfrutar de lo que sencillamente es hermoso.





Principito - Desde mi Principado para el Mundo
(Inocencia - es el cover o portada del álbum del mismo nombre, editado por Bosques de mi mente.
Es propiedad de sus autores y se usan en este blog con un sentido ilustrativo)

Publicar un comentario