martes, 24 de enero de 2012

Los Buenos Amigos

Este último tiempo he reflexionado en torno a la amistad, pensaba también en lo importante de crear lazos, la cercanía y la cotidianidad que mantienen un afecto “vivo”. Muchos lo han comparado con una planta que requiere ser regada constantemente, aunque personalmente creo que lo importante no es la cotidianidad, sino la forma en que se alimenta de pequeños retazos que la mantienen con vida a través del tiempo.


Hay “tropiezos” que no hacen más que ralentizar el camino, pero también existen pequeñas caricias que hacen más llevadero todo y se deberían valorar como verdaderos “oasis” en medio del desierto urbano. En medio del bullicio, los silencios no son sinónimos de lejanía y sólo a veces representa una verdadera ausencia en la que no hemos reparado.

Acompañar no es una palabra precisa en el momento adecuado, sino más bien “estar” en el momento exacto: sin palabras, sin miedos y sin razones. Las fronteras son sólo convenciones humanas y los límites existen dentro de nuestras mentes.  Aunque existan personas que se desvanecen en el espacio, son también un puente para entender que mantener la confianza debiera ser nuestro propósito siempre.

Si pudiéramos volver el tiempo atrás, ¿pensarías en cambiar todo?, probablemente la respuesta sea afirmativa y seguramente serías alguien que se interese por otras cosas.



(¯`·._.·[ P r i n c i p i t o]·._.·´¯)
("Hoja", es propiedad de Ismael Palacio G., 06 de Octubre de 2005)
Publicar un comentario